Tecnovet de Mexico

Nuevas tablas de crecimiento para vaquillas Holstein

 

La crianza de los reemplazos es factor importante del éxito de muchos productores

 

 La pubertad y la producción de la primera lactación están más estrechamente asociadas con el peso corporal que cualquier otro factor en la vida de las vaquillas.  Por lo tanto, el manejo de las tasas de crecimiento es  muy importante desde el punto de vista de la producción, edad al primer parto, y el potencial total de rentabilidad.

Muchos aspectos del desarrollo de la vaquilla no son la parte más crítica de las actividades cotidianas en las granjas lecheras.  Pero la negligencia crónica en la nutrición, manejo y salud preventiva de las vaquillas puede conducir a una reducción del crecimiento.  Esto resulta en animales que su primer parto es mucho después de 24 meses de edad y que producen significativamente menos leche durante su vida que las que se alimentan adecuadamente y crecen bien.  No solamente son vaquillas de menor tamaño y menos productivas, pero también son más propensas a problemas al parto.

Pero observe la condición...

Por otra parte, acelerando el crecimiento de vaquillas hasta que ellos lleguen a ser gordas también reduce su producción de leche de por vida y longevidad.  La alimentación excesiva de concentrados y de forrajes de alta calidad tales como silo de maíz puede ocasionar esta condición.

Numerosos estudios muestran que el exceso en el consumo de energía antes del primer servicio puede demorar el desarrollo del tejido secretor en la glándula mamaria y, por medio de eso, reducir el número de células alveolares disponibles para la síntesis de leche.  Usted también puede ayudar al desarrollo óptimo del tejido secretor asegurando que las vacas reciben niveles adecuados de proteína en la dieta antes del servicio.

El resultado final es que hay un rango de crecimiento que da ventajas para llegar a la edad de primer servicio, el peso al parto, para los costos del desarrollo y la producción de leche de la primera lactancia.  Este rango puede variar algo de granja a granja.

Desarrollar a las vaquillas al tamaño adecuado y con una edad a la primer parto entre 22 y 24 meses pueden resultar en la producción de leche más lucrativa.  Lograr esta meta requiere la alimentación apropiada para que las Holstein estén bien desarrolladas para cargarse entre los 13 y 15 meses.

Pesos y alturas sugeridos para la edad al primer servicio

Raza

Peso (lbs)

Altura a la cruz (in)

Altura a la grupa (in)

Holstein

750-800

48-50

50-52

Jersey

525-575

43-45

45-47

Ayrshire

700-750

46-48

48-50

Guernsey

700-750

46-49

48-51

Brown Swiss

750-800

48-51

50-53

M.Shorthorn

750-800

46-48

48-50

Los criadores a contrato y los productores lecheros que crían sus propios reemplazos deberían seguir estas directivas de edad para primer servicio y primer parto.

El objetivo de un programa de desarrollo de vaquillas está en lograr una tasa relativamente constante de crecimiento.  Las Holstein deberían alcanzar de 750 a 800 libras y 48 a 50 pulgadas para la que edad al primer servicio deseada de 13 a 15 meses.  Después del parto, las vaquillas deberían pesar de 1,150 a 1,300 libras y medir 52 a 54 pulgadas de alto a la cruz.  Los pesos y alturas recomendadas al primer servicio para todas las razas se muestran en la tabla y en las graficas de peso y altura..

El éxito de un programa de cría de vaquillas puede evaluarse controlando la altura y el peso de becerras y vaquillas y comparando los resultados contra los promedios de la raza para una edad específica.  Aunque la mayoría de los productores lecheros, consultores, representantes de la industria de alimentación, y veterinarios puedan reconocer animales poco desarrollados o con exceso de condición, es difícil determinar visualmente si la altura o el peso de una vaquilla es normal para su edad.  Midiendo y pesando las vaquillas les permite hacer comparaciones al standard.

 

Use las nuevas cintas de peso...

Para estimar el peso use una cinta de peso que es bastante precisa para las vaquillas.  Para las Holsteins, esté seguro de usar la nueva cinta de peso para Holstein.  Se desarrolló esta cinta con la información de los 1990´s.  La mayoría de las otras cintas de peso se desarrollaron de datos de animales tomadas al final de los 1800's y comienzos de los 1900's.  Las cintas nuevas están disponibles en NASCO.  Estas cintas están marcadas como "nuevas" y basadas en datos de la Universidad del Estado de Pennsylvania.  Las cintas actuales deben ser precisas para vaquillas de las otras razas.

La relación entre perímetro torácico y el peso todavía es muy buena, la conformación del cuerpo de las vaquillas Holstein ha cambiado en los últimos 100 años.  Por lo tanto, la ecuación para computar el peso corporal desde el perímetro torácico ha cambiado.  Para medir el peso, tirar de la cinta, pero no ajustar demasiado, alrededor del tórax justamente detrás las patas anteriores y puntas del hombro.

Cuando se mida la altura, sostenga la cabeza del animal recta, parada sobre una superficie limpia, plana y dura, asegurando que ella permanece confortable y no jalando el cabestro.  La altura se mide en el punto mas alto de la cruz.

Desarrollo de las nuevas tablas...

La población de vaquillas Holstein se midió como parte del Proyecto Nacional de Control de Salud Animal que el USDA condujo durante 1991 y 1992.  Se llamó Proyecto Nacional de Evaluación de Vaquillas Lecheras.  La mayoría de los datos se obtuvieron de hatos en que la edad promedio al primer parto estuvo en aproximadamente 25 meses de edad.  Las tablas de crecimiento mostradas aquí resumen ese estudio.  Estas tablas de crecimiento probablemente son diferentes a cualquiera que usted haya visto para ganado lechero.  Se diseñaron mucho como las que existen para humanos, con diversos percentiles de la población.  Esto se hizo posible por tener muchos y diversos datos obtenidos de 28 estados como parte de la encuesta del USDA.  Estas tablas para la altura a la cruz y el peso se establecen para mostrar los percentiles inferiores 5 y 25, la mediana o percentil 50, y los percentiles superiores 75 y 95.

Cada granja puede tener sus metas propias, dictadas por el cuidado general, la calidad de la alimentación, la genética, la edad al parto deseada, o cualquier otra.  Estas tablas le permiten a usted establecer y seguir sus propias metas.

La investigación previa ha mostrado vaquillas Holsteins suficientemente grandes para parir a los 22 a 24 meses de edad con niveles aceptables de producción de leche deben estar cerca o por arriba del promedio en tamaño.  De hecho, estando en el percentil 75 le permitirá a usted alcanzar esta meta fácilmente.  Tenga en mente que producir vaquillas sumamente grandes puede no resultar en mayor producción de leche de por vida, y es mas caro desde una perspectiva de la alimentación porque los animales más grandes necesitan más alimento.

Mantenga un ritmo de crecimiento constante...

Una vez que usted tiene vaquillas desarrollándose en la tasa alta de crecimiento, manténgalos creciendo a este ritmo y aproveche para reducir la edad al primer servicio y, así, al parto.  Si usted no mantiene a las vaquillas creciendo bien a todo lo largo de su desarrollo, usted desperdiciará la alimentación que usó para el rápido crecimiento más temprano.

También es importante darse cuenta que la edad al primer parto se correlaciona altamente a la rentabilidad.  También, el peso después del parto (1,250 libras para Holsteins) se correlaciona altamente con la producción de leche a la primer lactancia.

Una meta alcanzable para quien desarrolla vaquillas por contrato o propietarios es mantener a la mayoría de las vaquillas cerca del percentil 75 y a todas las vaquillas entre la mediana y el percentil 95.  Nosotros sabemos que las vaquillas por abajo de la mediana tienen menor producción de leche y menos potencial de ganancia.

Los reemplazos saludables y productivos son el resultado de buenos cuidados que comienzan antes de las becerras se conciban y continúan hasta que ellas entran al ordeño.  Mantenga registros precisos para asegurar que se sigue un adecuado programa de crianza.  El proceso entero asegura que los animales genéticamente superiores entrarán en el hato con el mayor potencial para la producción de leche

Volver