Tecnovet de Mexico

Qué es | Qué la causa  | Contagio  | Control | Tratamiento  | Vacunas

Lo que usted debe saber de la tuberculosis 

y no se había atrevido a preguntar.

Tecnovet de México, S.A. de C.V.
MVZ Fernando González Martínez

 ¿Qué es la Tuberculosis?

La tuberculosis (TB) es una enfermedad infecciosa crónica que afecta tanto a humanos como a animales.  Daña principalmente el aparato respiratorio causando neumonías; aunque no con mucha frecuencia llega a infectar otros órganos como cerebro, huesos, intestinos y riñones, esto puede ocurrir en individuos con un sistema de defensa debilitado.  

Se cree que la TB ha estado diezmando a humanos y animales desde hace 4000 años.  Hipócrates, sabio griego considerado el padre de la medicina, escribió hace más de 2400 años que la tisis era la enfermedad más común entre los humanos y que casi siempre era fatal.  Investigadores alemanes reportaron haber encontrado rastros de TB en momias egipcias de hace más de 3000 años.  

A pesar de su historia tan antigua, la TB representa todavía un gran problema de salud.  En 1993 la Organización Mundial de la Salud (OMS) tomó la iniciativa sin precedente de declarar a la tuberculosis una emergencia mundial, tal es la preocupación de la moderna epidemia de TB.  La OMS, calcula que aproximadamente la tercera parte de la población mundial se encuentra infectada por la enfermedad, aunque por la naturaleza particular de la bacteria no necesariamente enferma. 

 La TB infecta cada año aproximadamente 8 millones de personas y mueren a causa de la enfermedad entre 2 y 3 millones cada año, lo que la convierte en la enfermedad infecciosa con más mortalidad en el mundo.

¿Qué causa la TB?

La TB es causada por las especies humana, bovina y aviar de un microorganismo llamado Mycobacteria o bacilo tuberculoso (por su forma de bastón).  La bacteria Mycobacterium tuberculosis es la principal responsable de producir la enfermedad en los humanos, mientras que en el ganado vacuno y en muchas otras especies la causa es el M. bovis.  En las aves el M. avium es la bacteria que las infecta aunque también es patógeno para los bovinos, cerdos y otras especies de animales incluyendo algunos de sangre fría.  Por lo general se acepta que el M. tuberculosis es el más específico ya que produce la enfermedad en el humano y pocas veces en otras especies, mientras que el M. bovis produce la enfermedad en los bovinos, pero también puede infectar y enfermar otros muchos vertebrados incluyendo el hombre.

 

¿Cómo es el contagio de la enfermedad?

Los humanos se infectan del M. tuberculosis cuando inhalan la bacteria.  Esto ocurre cuando un individuo con una infección activa de TB exhala o tose, causando la liberación de pequeñas gotitas en aerosol que contienen miles de bacterias que se suspenden en el aire.  Cuando otra persona respira ese aire contaminado por periodos prolongados puede inhalar la bacteria y contagiarse. 

La TB bovina puede ser trasmitida de animales a humanos y viceversa.  Aunque individuos jóvenes de ambas especies pueden contraer la enfermedad por ingerir leche de sus madres infectadas, la vía más común de infección es a través de la respiración.  El riesgo de contagio es mayor en lugares cerrados.  El ganado tiene más posibilidades de infectarse cuando comparte bebederos o comederos contaminados con saliva y otras secreciones de animales enfermos.  Los humanos, becerros o cerdos pueden contagiarse de TB bovina cuando ingieren leche cruda (no pasterizada) proveniente de vacas enfermas.  

Las personas o animales infectados no necesariamente se enferman.  El sistema inmune “encapsula” al germen el cual permanece latente durante años.  Se calcula que entre un 5 y 10% los individuos infectados con TB pueden desarrollar la enfermedad en durante algún momento de su  vida.  Tanto humanos o animales que desarrollan la enfermedad por lo general son afectados por alguna enfermedad debilitante o que afecte directamente a su sistema inmunológico.  En los bovinos se relaciona con animales que sufren estados de estrés prolongados muchas veces debidos a sus características de producción, esto hace más susceptible a las vacas lecheras a que desarrollen la enfermedad.  

En los seres humanos la tuberculosis ha sido llamada la enfermedad de la pobreza por la estrecha relación que existe entre la enfermedad y la situación socioeconómica.  Los infantes, los adultos en la vejez y los enfermos de sida son los humanos mas susceptibles de enfermar de TB.

¿Por qué se tiene que controlar la TB en los bovinos?

La importancia del M. bovis como una zoonosis (enfermedad que los animales trasmiten al hombre) hace que tenga el potencial de convertirse en un serio problema de salud pública, principalmente donde no se apliquen estrictamente la pasterización de la leche y la inspección de las canales en los rastros.  Se sabe que una de las mejores formas de disminuir los casos de TB bovina en los humanos es eliminando la enfermedad en las vacas.  Por su forma en que puede quedarse dentro del organismo, su dificultad para el diagnóstico preciso y la ausencia de una vacuna verdaderamente efectiva hace que la TB siga siendo una preocupación importante para la salud humana.  

Los esfuerzos para eliminar la enfermedad en humanos y animales han sido largos, costosos, y algunas veces con pocos logros.  Se debe entender que el control de la TB en los bovinos es una parte del esfuerzo para combatir la enfermedad en los humanos ya que existen estudios demostrando la correlación entre la presencia de la enfermedad por M. bovis en el ganado y el riesgo de infección en los humanos.  En el Reino Unido se han reportado más de 320 casos de humanos enfermos por M. bovis durante la última década.

¿Existe tratamiento para la TB?

Desde hace 60 años existen antibióticos capaces de curar la enfermedad.  Los tratamientos en humanos son largos, de 6 a 8 meses, y deben ser llevados de una manera puntual.  Los reportes indican que el tratamiento tiene un éxito de 95%.  La falta de continuidad del en la administración del medicamento ha llevado al desarrollo de bacterias resistentes, en algunos países esta situación ha retrasado los avances contra la enfermedad.  En los animales se considera el uso de antibióticos contra la TB como prohibitivo por su alto costo.

¿Existen vacunas para prevenir la TB?

Desde que Roberto Koch, anunció en 1882 el descubrimiento del bacilo de la TB como causante de la enfermedad, se ha intentado desarrollar métodos para prevenir y curar la enfermedad.  El primero en intentarlo fue el mismo Koch cuando desarrolló un concentrado de cultivos de M. Tuberculosis previamente inactivados por efecto del calor que el llamó Tuberculina.  Koch pensó, que su tuberculina podria servir para curar la TB en personas enfermas y prevenir la infección en personas sanas, investigaciones posteriores demostraron que en esto Koch estaba equivocado.  

A pesar de haber fracasado como una sustancia terapéutica, la tuberculina rápidamente llego a ser una valiosa prueba diagnóstica.  Los pacientes que recibían la preparación en un intento de curarlos presentaban reacciones sistémicas como fiebre, nauseas y otros malestares.  Por otro lado los pacientes que no tenían TB no desarrollaban esas reacciones, por lo que algunos investigadores sugirieron usar la tuberculina para diagnosticar la TB.  Formas purificadas de tuberculina se usan actualmente para el diagnóstico de la enfermedad.  

En 1920, científicos del Instituto Pasteur en Francia desarrollaron la vacuna antituberculosa llamada bacilo Calmette-Guérin por los nombres de los científicos que la inventaron o también llamada vacuna BCG.  Esta vacuna se produce de gérmenes atenuados de M. bovis y se ha usado por muchos años para prevenir la TB en humanos.  Debido a las diferencias en los resultados obtenidos por medio de pruebas clínicas y al debate alrededor de estas diferencias, la efectividad del BCG ha sido controversial por décadas.  Inclusive se reportan resultados adversos cuando se aplica en niños muy pequeños.  Las personas vacunadas con BCG son reactores positivos a la prueba de tuberculina.  

Recientes investigaciones en biología molecular han permitido descubrir y estudiar el genoma del Mycobacterium, lo que ha permitido a los científicos desarrollar una mutación.  Este avance permite que crezcan la esperanzas de desarrollar una vacuna efectiva contra la mortal enfermedad.  Estas mismas investigaciones están tratando de descubrir las debilidades del Mycobacterium ya que lo que hace mas difícil el tratamiento es su notable capacidad de persistir en el cuerpo.  Conociendo sus puntos débiles se pueden fabricar sustancias que hagan mas cortos y efectivos los tratamientos contra la TB.

En resumen podemos decir que la TB es una enfermedad muy antigua que afecta a muchas especies animales y contra la cual el hombre ha luchado durante mucho tiempo.  En esta lucha se han empleado vastos recursos, pero en el futuro se tendrá que hacer un esfuerzo mayor para mejorar las técnicas de diagnóstico, tratamiento y prevención, ya que la enfermedad ha tenido un repunte importante y preocupante a pesar que se han usado todas las armas disponibles por ahora.  Por fortuna, la ciencia esta buscando y produciendo mejores armas para luchar contra este terrible mal y nos permite pensar que en un futuro se la humanidad gane la batalla.

Volver